martes, 24 de agosto de 2010

De Mery Coloane, En otro tiempo

Èl estaba solo

como el agua que se desprende del camino

quise alcanzar su voz y se hizo el silencio.

Mientras abordaba la distancia

contemplè sus manos,

he percibido en las uniones de ellas

que yazgo muy cerca de su rostro,

y divisè sus brumas

donde germina el diàmetro de la despedida.

Y el despertar no tiene latido

porque los elementos se deslizan

sin vibraciones.

En las horas de otro tiempo

creceràn nuestros cabellos

o nuestros versos,

y quizàs seamos pregunta.

o sòlo historia

de vidas instranferibles,

en devenires de otras vivencias.

1 comentario:

DENNI ZÚ dijo...

mERY


ajajajaja


ta buenisimo
cariños yo lo publicare.. el dare mas publicdad!! ehehhe